El ransomware es real, y cada día cobra nuevas víctimas en todo el mundo.

Imagina por un momento que estás trabajando normalmente en tu computador. Probablemente estás revisando tus correos o navegando algún sitio web, y repentinamente tu pantalla se bloquea y solo aparece un mensaje que indica: “Todos tus archivos han sido cifrados. Si quieres volver a tener acceso a ellos, debes…”. Ya no importa el resto del mensaje, en ese momento te has sumado al creciente número de victimas del ransomware.

El ransomware es un mecanismo del cibercrimen, en el que un usuario malicioso toma control de todos tus archivos y luego te ofrece la posibilidad de recuperarlos a cambio de un pago. (Aunque muchas veces, aún haciendo el pago no vuelves a tener acceso a tus archivos nunca más).

Aunque pareciera de ciencia ficción y no existen estadísticas exactas, -existe un alto volumen de estadisticas negras porque no todas las victimas se animan a denunciar-, esto es real y está ocurriendo cada día.

A diferencia de los ataques dirigidos, el ransomware puede afectar tanto a personas naturales, como a empresas y organizaciones de cualquier tamaño. Al criminal detrás del ransomware, poco le importa la información que tienes en tu computador, lo que realmente le importa es “secuestrar” tus archivos y que pagues un “rescate” por ellos.

De forma que no importa si se trata de las fotografías y videos de tus últimas vacaciones, o si son esos reportes que presentas cada semana a tu jefe, todos tus archivos representan un valioso activo cuando se trata de “secuestrarlos” y cobrar un “rescate” por ellos.

Ante tal amenaza, es necesario contemplar mecanismos específicos que protejan los archivos, tanto en los computadores personales como en la empresa.

A diferencia de otros vehículos utilizados por el cibercrimen, el combate frente al ransomware debe involucrar no solo mecanismos de contención, sino tambien debe involucrar una estrategia y elementos de protección integral de los datos.

Algunos tips para enfrentar el ransonware, podemos citar:

  1. Mantenga actualizado los mecanismos de protección del correo electrónico. Este es el principal canal de infección, y por tanto debe ser nuestra primera línea de defensa,
  2. Eduque a los usuarios para que no naveguen en sitios de dudosa reputación, ni abran indiscriminadamente cualquier archivo que llegue a través del email,
  3. Ejecute periodicamente respaldos de los datos almacenados no solo en servidores sino también en computadores,
  4. Revise que su software antivirus se encuentre actualizado, asegurese de configurarlos apropiadamente siguiendo las prácticas recomendadas por el fabricante,
  5. En caso de resultar infectado con ransomware, no es recomendable pagar el rescate. Al final, y tal como ocurre con la “industria” del secuestro y la extorsión en el mundo físico, esto alienta a los cibercriminales a continuar delinquiendo.

Como nota final, es importante crear conciencia acerca de esta amenaza. La industria cibercriminal que se soporta en el ransomware está en pleno apogeo y no es previsible que retroceda en el futuro cercano. Proteja sus archivos antes de que sea demasiado tarde.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s